El precio de lo Gratis

Hace unos días leí la noticia que en Argentina (y seguramente en varios países más de Latinoamérica) las compañías de producción de medios audiovisuales del mercado del entretenimiento, estaban pidiéndole a las autoridades que comiencen a estudiar medidas como las aplicadas en Francia, donde quieren que los proveedores de acceso a Internet limiten la posibilidad de los clientes a acceder a determinados protocolos como el intercambio de información en redes P2P.

Estos sectores de la industria, desesperados por proteger sus fuentes de ingreso y, sin darse cuenta de la transformación que se está produciendo en los hábitos de consumo de sus clientes, quieren atentar contra el principio de Neutralidad de la Red.

Leyendo un poco más sobre este tema, me encontré con un artículo de Nicholas Carr (el del libro No importa IT), que  comenta realmente una buena descripción de cómo la propia industria está tan confundida que, es la misma que nos brinda las posibilidades de acceder a contenidos en internet desde cualquier dispositivo que ella misma ha lanzado al mercado.

El impacto transformador de IT en la industria es tan grande, por el consumismo de IT y las nuevas empresas basadas en distribución por la web que, ante esta transformación del modelo de negocios, la única reacción que encuentran las empresas del sector es pedir que se regule nuestra libertad de acceso al contenido que queremos ver.

Esta entrada tiene dos objetivos;

  1. Muestra de manera clara el poder transformador de IT y la modificación completa de modelos de negocios de las industrias (el cambio de hábito de consumo de Carr) y:
  2. Para que todos aquellos que creemos que, en vez de pedir regulaciones que impidan el acceso libre de todos los ciudadanos a los contenidos que se ofrecen en Internet, la NEUTRALIDAD DE LA RED es un derecho adquirido, levantemos nuestra voz para que este tipo de dirigentes de la industria del entretenimiento no puedan influenciar a los dirigentes políticos de nuestros países.

Posiblemente me este alejando de la realización de Valor de IT en una organización pero, a través de la experiencia de consumo de Carr, creo que se ve claramente como la tecnología genera valor y qué tipo de soluciones son las que IT debería estar considerando cuando hablamos de los planes de IT y como se utiliza está en una organización.

Creo que este es el rol principal de la función de tecnología en una organización, comprender como IT transforma los modelos de negocio y, acompañar a los dirigentes para comprender esta nueva realidad y saber cómo responder e innovar para no desaparecer de la industria.

A continuación un extracto del artículo de Nicholas Carr publicado en New York Times Magazine;

El precio de lo gratis

Por Nicholas Carr, 13 de Noviembre de 2009

Cuando, a finales de septiembre, surgieron rumores de que Comcast estaba tratando de comprar NBC Universal de General Electric, Wall Street reaccionó con consternación. Grandioso intento de combinar los medios de producción y distribución – la programación y los caños – no es nada nuevo en el negocio del entretenimiento, pero casi siempre terminan en decepción. Testigo AOL Time Warner. ¿Así qué cosa en el mundo podría estar provocando al jefe ejecutivo de Comcast, Brian Roberts, para iniciar este camino maldito?

Me temo que yo tengo la culpa.

Hace unos meses, mientras estaba en los pasillos de Best Buy, cedí a la tecno-tentación. He comprado un reproductor Blu-ray. Lo que no me di cuenta hasta que desempaquete el equipo es que hace mucho más que girar los discos de alta definición. Es, como dicen, web-enabled. Tan pronto como lo conecté a un enchufe en mi sala de estar, su antena WiFi integrada descubrió mi red local y se conectó. El reproductor Blu-ray se convirtió en una puerta de enlace entre Internet y mi aparato de televisión.

Desde entonces, y para mi sorpresa, he estado utilizando el dispositivo más para transmitir el contenido de Internet que para reproducir discos. Veo shows de TV y las películas desde Netflix, la música de Pandora y los videos de YouTube. Más allá de mis actuales 11 dólares por mes de suscripción de Netflix, no he pagado un centavo más para ninguna de esta programación. Cada vez que lo convoco viene saliendo de la Web, GRATIS.

Mis nuevos hábitos deben hacer que Brian Roberts este muy nervioso. Cuanto más miro películas y programas de televisión desde la Web, menos puedo utilizar mi servicio de TV por cable. Casi nunca ordenó una película pago por ver, nunca más. Y recientemente he cancelado mi suscripción Showtime premium. La mayoría de los mejores programas de Showtime, incluyendo “The Tudors”, “Weeds” y “Dexter”, están disponibles para ver a través de Netflix, como muchas de las películas que se reproducen en la red. ¿Por qué pagar $ 23 al mes cuando puedo conseguir las cosas por casi nada?

Tengo la sensación de que no pasará mucho tiempo antes de que yo, y un montón de otras personas, empiecen a hacerse preguntas similares sobre el pago de abonos a la televisión en general.

Hasta hace poco, el negocio de la TV se protegió de la crisis que la Internet ha causado en otras industrias de los medios de comunicación, como la música y la publicación. La razón era en gran medida una cuestión de capacidad de la red.

Eso está cambiando, y rápido. Con la banda ancha convirtiéndose en la norma y las velocidades de conexión permanente acelerándose, lo que ha sucedido a las compañías de música y los periódicos está empezando a suceder a las redes de transmisión y las compañías de cable. La gente como yo estamos utilizando la red para eludir a los proveedores habituales de programación de televisión, junto con los anuncios que ellos se muestran y los honorarios que cobran.

Mi reproductor de Blu-ray es sólo la punta del iceberg que está a punto de golpear el negocio de la televisión. Hoy en día se pueden ver fragmentos de muestra en YouTube o episodios enteros en sitios como Hulu o Yahoo TV. Usted puede ver los informes de prensa en CNN.com, eventos deportivos en ESPN360.com y documentales en PBS.org. Usted puede descargar programas, a veces sin cargo, en la tienda iTunes de Apple y verlos en tu iPod, iPhone o el PC. O usted puede escuchar a través de tu Xbox o Wii.

La televisión se escapa del televisor y la caja de cable. Ya no miro más el tubo. Vemos, por utilizar una presunción memorable de ex senador Ted Stevens, una serie de tubos.

Como la tecnología de la televisión cambia, también lo hace la experiencia de verlo. En el pasado, los televisores servían a menudo como los puntos focales de las reuniones comunales. Familias o grupos de amigos se juntaban para ver los shows en horario estelar o los juegos de fin de semana.

La empresas de televisión, desesperadas por proteger sus fuentes de ingresos, están tratando de encontrar las formas de controlar o al menos influir en los cambios en nuestras prácticas de visualización. En la compra de NBC Universal, por ejemplo, Comcast obtendría una participación en Hulu, de NBC, que posee con ABC y Fox. Se podría imponer límites o incluso honorarios en los programas transmitidos a través de ese sitio Web popular.

Tales oportunidades revelan los conflictos de intereses que se están construyendo en el negocio de la TV. Las empresas que nos proveen los abonos pagos a la televisión – no sólo los operadores de cable como Comcast, sino las compañías telefónicas como AT & T y Verizon – también tienden a ser los que nos proporcionan servicios de Internet. Al bloquear o frenar determinadas transmisiones de red, que podrían derivarnos hacia su propia programación y nos impiden ver las alternativas, sobre todo los gratuitos. Si mi proveedor de Internet degrada mi señal de Netflix, es casi seguro que vuelva a ver más programas de cable.

Ese escenario no es tan descabellado como podría parecer. En 2007, Comcast fue capturado de nuevo limitando el acceso de los vínculos de sus clientes a BitTorrent, una red de intercambio de archivos de uso frecuente para el comercio de copias piratas de programas de televisión y películas. Comcast argumenta que los usuarios de BitTorrent han sido los grandes tomadores de demasiado ancho de banda, en detrimento de otros servicios. Visto de otro modo, Comcast está utilizando su franquicia de acceso a la Web para proteger su franquicia de televisión paga.

Pero, como la compañía pronto se enteró, impedir sobre la “neutralidad de la red” – el principio de que los proveedores de Internet deben tratar todos los datos de la misma manera – es una buena forma de hacerse enemigos. Los puristas de Internet fueron balísticos. Los defensores del consumidor denunciaron la medida. El gobierno inició una investigación. En 2008, la F.C.C. decidió que  Comcast había roto sus reglas, y ordenó a la empresa que no impida el acceso a dichos servicios BitTorrent y otros. Comcast está apelando el fallo.

En virtud de su nuevo presidente, nombrado por  Obama -Julio Genachowski, la FCC se hace cada vez más agresiva en la defensa de la apertura de la Internet. El mes pasado, votaron a favor de comenzar a preparar las normas destinadas a dar a la neutralidad de la red la fuerza de la ley. Aunque controvertido, la iniciativa de la Comisión será bien recibida por la mayoría de los usuarios de la Web. Yo sé que no quiero que mi proveedor de Internet controle los sitios que visito o los servicios que puedo utilizar cuando estoy en línea. El libre acceso a la Red ha llegado a sentirse como un derecho.

Al final, y si se devoran a los productores de contenido o no, los operadores de red como Comcast pueden ser condenados a estar en el negocio de la infraestructura. Ellos a su vez tienen los beneficios ordenados por el mantenimiento de las tuberías a través del cual obtenemos los servicios de Internet, incluso si utilizamos las tuberías de eludir sus ofertas de televisión paga. Nos seguiremos engullendo a nosotros mismos en el vídeo gratis de Internet. Nosotros, los espectadores, seremos los ganadores.

¿O seremos?

Incluso “gratis” tiene un precio.

Compartir

Add to FacebookAdd to DiggAdd to Del.icio.usAdd to StumbleuponAdd to RedditAdd to BlinklistAdd to TwitterAdd to TechnoratiAdd to Yahoo BuzzAdd to Newsvine

Anuncios

¿Qué opinan?

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s