Economía Digital – La transformación del gobierno y el liderazgo – por John Thorp

Transforming governance and leadership for the digital economy, Por John Thorp, 01 de mayo 2014

La economía digital no es principalmente acerca de la tecnología, ni es sólo acerca de la economía. Sí, está siendo formada y posibilitada por el cambio tecnológico cada vez más rápido y significativo. Y, sí, va a tener un impacto económico significativo. Pero es mucho más que eso. Es parte de una revolución digital más amplia. Una donde, como en el caso de la revolución industrial, veremos cambios sísmicos no sólo en tecnología, sino también en la naturaleza de nuestra vida, nuestro trabajo, nuestras empresas – grandes y pequeñas, públicas y privadas, y nuestras sociedades. Un cambio que no sólo cambiará la naturaleza de los productos y servicios y la forma en que se desarrollan y entregan, sino también cómo gobernamos y administramos nuestra vida, el trabajo, las empresas y las sociedades.

La tecnología se está incrustando en todo lo que hacemos como individuos, empresas y sociedades, y, de hecho, nos estamos volviendo cada vez más integrados en la tecnología que todo lo hace. Si vamos a cumplir con la promesa de la revolución digital, tenemos que reconocer que la forma en que hemos gobernado y administrado la tecnología en el pasado ha demostrado ser tristemente inadecuada, y que de continuar en este camino va a ser un gran impedimento para cumplir esa promesa. El gobierno de TI ha sido un tema de mucha discusión en las últimas dos décadas. Por desgracia, la mayor parte de la discusión se ha centrado en la tecnología, el costo de la tecnología, los proyectos de TI, y en general se duda del valor que la tecnología y la función de TI entregan a la empresa. A pesar de toda esta discusión, no mucho ha cambiado materialmente o ampliamente en los últimos 50 años, entre ellos:

  • Un enfoque muy a menudo ciego en la tecnología en sí misma, más que el cambio – cada vez más importante y complejo – que la tecnología moldea y posibilita;
  • La falta de voluntad de los líderes empresariales para que se comprometan en, y tomen posesión de este cambio – prefiriendo abdicar su responsabilidad ante la función de TI;
  • La falta de participación de las partes interesadas inclusive de los afectados por el cambio, sin cuyo conocimiento, comprensión y “compra”, el fracaso es casi una conclusión obvia;
  • La falta de rigor en el proceso de una decisión de inversión, incluyendo, lo que es casi universalmente un proceso de modelo de negocio totalmente ineficaz;
  • No gestionar activamente el valor; y
  • No gestionar el viaje más allá de la decisión de inversión inicial.

Todavía tenemos lo que es predominantemente una “cultura de resultados” – “crea y ellos vendrán”, en lugar de una “cultura de valor” – una que se centra en crear y sostener el valor de las inversiones y los activos de una organización.

Hemos tenido la conversación equivocada – ¡tenemos que cambiar esa conversación!

Gobierno de “TI”

Tratar el gobierno de TI como algo separado del gobierno de la empresa en general, etiquetar y gestionar las inversiones en el cambio de negocio posibilitado por TI como proyectos de TI, y abdicar la responsabilidad ante el CIO, son la causa principal del fracaso de muchos para generar el retorno esperado. El valor del negocio no proviene de la tecnología por sí sola – la tecnología en sí misma no es más que un costo. El valor del negocio proviene del cambio en el negocio que la tecnología posibilita y da forma. Cambio del cual la tecnología es sólo una parte – y cada vez más sólo una pequeña parte. La tecnología sólo contribuye al valor de negocio cuando se realizan cambios complementarios al negocio – incluyendo los cambios cada vez más complejos a la cultura organizacional, el modelo de negocio y el modelo de operación, así como a las relaciones con los clientes y proveedores, procesos de negocio y las prácticas de trabajo, las habilidades y competencias del personal, sistemas de recompensa, las estructuras de organización, las instalaciones físicas y demás, en definitiva, es el uso inteligente e innovador de las personas de la información capturada, organizada, distribuida, visualizada y comunicada por la tecnología lo que crea y sostiene el valor. Esto no es una cuestión de tecnología – es una cuestión de negocios.

Gran parte de la discusión en torno a la economía digital de hoy es en la mejora de la experiencia del cliente – como de hecho debe ser, a pesar de que hemos estado diciendo lo mismo desde hace décadas con, como mucho, un éxito desigual. No vamos a llegar a ninguna parte cerca de lograr esto si no ponemos la misma atención a nuestro pueblo, y repensamos cómo nos gobernamos, gestionamos y organizamos para la economía digital de tal manera que se maximiza la rentabilidad de nuestra información y nuestra gente.

Sobrevivir y prosperar en la economía digital no es un problema de gobierno de TI, es una cuestión del gobierno empresarial. Para navegar con éxito la economía digital se requiere que cambiemos la forma en que gobernamos, dirigimos y gestionamos nuestras empresas – incluyendo, pero sin duda no limitándose a TI.

¿Qué debe cambiar?

En el trabajo que he estado haciendo con el profesor Joe Peppard en la Escuela Europea de Administración y Tecnología de Berlín, hemos identificado 8 temas que los líderes empresariales, empezando por el CEO, tienen que abordar. Estos son:

  1. No ver a TI como algo separado de su negocio principal – la tecnología de hoy está integrada en, y es una parte integral de la mayoría, si no de todas las partes de sus procesos de negocio.
  2. No centrarse en la tecnología por sí sola – centrarse en el valor que puede ser creado y sostenido a través del cambio de negocio que la tecnología posibilita y moldea.
  3. Reconocer que es el principal responsable por el valor total creado por todas las inversiones de cambio del negocio – y la garantía de que la responsabilidad de la realización de los beneficios empresariales esperados de cada inversión se delega adecuadamente y es aceptada por otros, ejecutivos y gerentes.
  4. Demandar un análisis riguroso de todos los cambios en el negocio de la inversión propuesta, participe o no TI. Asegúrese que usted y su equipo saben y pueden definir claramente los resultados esperados, que existe una clara comprensión de cómo se va a lograr el valor, que todos los interesados ​​han comprado los cambios necesarios, y que son capaces de hacerlos o absorberlos y la entrega de los resultados esperados.
  5. Reconocer que el modelo de negocio es la herramienta más poderosa que tiene a su disposición para gestionar las inversiones de cambio del negocio – insistir en casos de negocio completos e integrales, incluyendo los resultados deseados, los beneficios, los costos y los riesgos, y la explicación clara de cómo se logrará cada beneficio con las responsabilidades asignadas de forma inequívoca, con el apoyo de las métricas relevantes.
  6. Reconocer que los beneficios no surgen de la nada y rara vez sucedan de acuerdo al plan – los resultados y los planes cambian – no creo que la aprobación del caso de negocio es el final de la historia. Establezca que el caso de negocio se utilizará como instrumento operativo clave para “gestionar el viaje “, actualizándolo para reflejar los cambios pertinentes, y revisarlo periódicamente.
  7. Saber cuándo es el momento de dejar de tirar dinero a la basura, o cuando hay mejores usos para el dinero y ” tirar del enchufe”.
  8. Si el CIO no “entiende” los puntos anteriores, y no ha estado hablando con usted acerca de ellos, ¡busque uno que si lo haga!

El gobierno empresarial debe evolucionar más allá de un modelo arraigado en una cultura de la entrega (de capacidades técnicas) a uno basado en una cultura de valor – la creación y el mantenimiento de valor de las inversiones y activos. En el contexto de TI, esto significa reconocer que ya no se trata de “proyectos de TI”, sino de programas cada vez más complejos de cambio organizacional.

Liderazgo

El aspecto más importante del gobierno es el liderazgo. Un gobierno efectivo en la economía digital requiere que los líderes conduzcan realmente – ir más allá de la dirección táctica de liderazgo estratégico y de transformación. La comprensión y la toma de posesión del cambio organizacional, cultural y de comportamiento que se requiere para tener éxito en la economía digital – el cambio se inicia con los propios líderes. También necesitamos alejarnos del culto al líder de una cultura de liderazgo dominante. Como dice Joel Kurtzman en su libro, un propósito común, los líderes tienen que ir más allá del modelo tradicional de “mando y control” hacia el establecimiento de un “propósito común” y la creación de un “sentimiento de nosotros” entre los miembros de su grupo, equipo u organización. Esto requerirá de líderes que puedan “estacionar”, o al menos gestionar sus egos, romper los silos, y realmente comprometerse con la autonomía de todos los empleados – fomentar el liderazgo en todo y en todos los niveles de la organización. También requerirá una dinámica, sentir y responder en el enfoque del gobierno de la empresa – que se centra en el valor, mientras que equilibra rigor con agilidad. Sólo entonces se podrá realizar el valor potencial del cambio posibilitado por TI en la economía digital. Existe la tecnología para apoyar esto hoy – lo que falta es la mentalidad de liderazgo, la voluntad y la capacidad de hacer el cambio.

Ciertamente no es por falta de prácticas de gestión de valor probadas. Desde que se publicó The Information Paradox, se ha producido una proliferación cada vez mayor de libros, marcos, métodos, técnicas y herramientas de todo el tema. El problema es la falta de adopción seria y sostenida de ellos. El verdadero desafío es uno de superar el bache “saber – hacer“, según lo descrito por Jeffrey Pfeffer y Robert Sutton en su libro del mismo nombre. Sabemos qué hacer, y el conocimiento disponible sobre la forma de hacerlo. Sin embargo, hasta ahora, simplemente ha habido poco o ningún apetito por el compromiso con el cambio de comportamiento necesario para lograr que se haga, y aferrarse a él. ¡Esto tiene que cambiar!

Como dije en mi anterior entrada, esto no va a ser fácil de hacer – es muy poca participación de la organización, la gente y el poder. Sin embargo, el costo en dinero desperdiciado y, más importante aún, los beneficios y el valor perdido, erosionados o destruidos es atroz. Es hora de ir más allá, de la palabra a la acción. Para que las empresas puedan sobrevivir, y para prosperar y realizar valor en la economía digital, el potencial individual, la comunidad y los beneficios sociales, el status quo ¡no es una opción! Para citar general Erik Shinseki , un ex jefe de Estado Mayor del Ejército de los EE.UU. ,” Si no te gusta el cambio, menos te va a gustar la irrelevancia!”

“Translated, with permission, from the original at http://www.thorpnet.com/ written by John Thorp, Author ofThe Information Paradox, and the lead developer of ISACA/ITGI’s Val IT Framework 2.0.”

“Traducido, con permiso, desde el original en http://www.thorpnet.com escrito por John Thorp, autor de The Information Paradox, y desarrollador líder de Val IT Framerwork 2.0 de ITGI/ISACA”

Anuncios

¿Qué opinan?

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s